La Realidad Virtual y la industria del porno.

via: TuExperto.com

El asunto de la realidad virtual está pegando fuerte. Hace poco te contábamos que hasta un popular restaurante de comida rápida se había animado a ofrecer sus propias gafas de realidad virtual. Hoy tenemos que hablar de porno y realidad virtual, dos temas que estaban destinados a cruzarse más pronto que tarde. Y el invento llega desde Los Ángeles, lugar en el que se encuentra afincada una startup llamada VR Bangers. ¿En qué consiste exactamente el proyecto? Lo cierto es que todavía se encuentra en pañales, pero las inversiones son fuertes. Ruedan películas porno con presupuestos de entre 15.000 y 20.000 dólares y quieren aprovechar el auge de las gafas de realidad virtual, esas que comercializaOculus Rift, Google o Samsung, para dar salida a un público que, según él, es aficionado al porno y lo consume a todas horas. ¿Ese eres tú?

Pero, ¿cómo son las primeras películas porno en realidad virtual? ¿Es que tienen algo de especial? Con respecto al contenido, preferimos no aventurarnos: lo más probable es que estemos ante más de lo mismo. Ahí no hay que esperar más. En lo que de verdad están centrados los chicos de VR Bangers es en crear cintas de muy buena calidad. Y aquí hablamos simple y llanamente de tecnología. Parece que las películas de VR Bangers también pueden verse en 4K y llevan a sus espaldas una posproducción bastante compleja. El equipo cuenta con un software especial con el que tienen que trabajar mucho más tiempo (para un solo vídeo tienen que invertir una semana de trabajo, cuando en el porno tradicional bastaría una jornada), pero la calidad, dicen, es prácticamente perfecta. A esto hay que añadirle la aparatosidad de los archivos resultantes: son mucho más pesados porque se emiten dos imágenes en pantalla: una para cada ojo.

Pero hay otra cuestión sumamente importante. En las películas de realidad virtual, los actores pierden protagonismo para cederlo a los espectadores. Tiene que parecer que son ellos los que entran en faena y para eso, los profesionales tienen que rodar de una manera muy diferente: la cámara por ejemplo, tiene que ubicarse en la parte superior del torso del actor o actriz y llevar a cabo las escenas, en consecuencia, con la cabeza echada para atrás. Un verdadero cuadro que promete resultados mucho más emocionantes para el espectador. Y aunque ya hemos dicho que el trabajo se alarga en posproducción, este cambio de técnica también se nota en los sets de grabación. Ahora, en lugar de grabar escenas en una o dos horas, los actores porno en realidad virtual pueden llegar a pasar ocho o incluso diez.

Y ahora te preguntarás, ¿y cuándo puedo empezar a disfrutar de este porno? VR Bangers ya tiene en su página un buen número de vídeos y una tienda a través de la que puedes comprar las gafas de realidad virtual, aunque en principio, si ya tienes unas, deberían valerte igual. Existen distintas cuotas y suscripciones para que puedas hacerte con la modalidad que más se ajuste a tus gustos y necesidades. Y a ti, ¿qué te parece el invento?

Deja un comentario