Review: Iluminario y… ¡¡Yo con estos pelos!! (Análisis de Dragon Quest XI S: Ecos de un pasado perdido Edición Definitiva)

Y yo sin conocer esta saga, es para matarme…

Se trata de Dragon Quest XI S: Ecos de un pasado perdido Edición Definitiva, jugado en Xbox y publicado en 2020. Hay que tener en cuenta que la edición no definitiva fue publicada en 2017 y las principales diferencias son que esta versión nueva tiene historias adicionales, posibilidad de escuchar las voces en japonés, la opción de jugar en modo retro cual Zelda clásico (sólo podrás jugar así desde el principio, no podrás alternar entre un modo y otro) y alguna que otra cosita más. Es un juego Jrpg en mundo abierto y de combate por turnos. Sé que lo del combate por turnos no a todo el mundo le gusta, pero a mí me encanta.

A poco que hayas jugado a este tipo de juegos te podrás imaginar en qué consiste la historia. El gran héroe, con su falsa modestia, tiene la titánica misión de salvar el mundo de la destrucción y oscuridad absoluta.

El apartado visual es impresionante y no se cansan de presumir que la banda sonora está hecha por la Orquesta Sinfónica Metropolitana de Tokio y no está mal, de verdad, pero es poco variada y a lo largo de 100 horas se hace un poco monótona y aburrida.

Imaginad como cuida el detalle el apartado visual, que los combates se desarrollan en el entorno donde te encuentras, no son escenarios a parte y yo me he dado cuenta de zonas secretas gracias a que los he visto mientras combatía.

En Dragon Quest XI encarnas al héroe (Elegirás su nombre) cuyo peinado… en fin. Nuestro héroe vive en el poblado de Peñalabria. Nada más empezar descubres que en un momento de oscuridad pasado, tus padres te abandonaron para salvarte la vida y que la familia de adopción con la que vives intuye de tus poderes de luminario, el que está destinado a encarnar la lucha contra cualquier ser o ente oscuro que cometa la osadía de atacar nuestro mundo.

Comienzas sólo esta epopeya, pero pronto se te irán uniendo diferentes personajes hasta un total 8. Cada personaje irá ganando experiencia gracias a los combates y cuando pases de nivel conseguirás unos puntos que permitirán desbloquear habilidades en un “Panel de personaje” por lo que tendrás que decidir, sobre todo al principio, qué tipo de armas quieres que lleven. Te digo al principio porque según vas llegando al final estarás casi al nivel máximo del personaje y habrás podido desbloquear si no todo, casi todo el panel de cada uno de los personajes.

Como primera recomendación decirte que tienes una decisión muy importante y que se produce en el menú del principio y es con respecto a la elección de “Misión Draconiana”. Ojo con esto porque afectará a toda tu partida.

Como os informaba al principio, no conocía esta saga y eso que me encanta este tipo de juegos por lo que al comenzar la partida no elegí nada “raro”. Cuál es mi sorpresa que los combates son exageradamente fáciles, en serio, muy muy fáciles. Después investigando me di cuenta de lo de “Misión Draconiana” y después de cerca de 30 horas, vi que durante la partida no me dejaba activarlo.

Por lo que al comenzar la partida activa lo de “Misión Draconiana” y puedes elegir la dificultad del combate, en serio, si disfrutas del combate por turnos, activa como mínimo “Todos los enemigos superfuertes”. Ten en cuenta que, una vez activada la “Misión Draconiana” todas las opciones que elijas las podrás desactivar durante la partida, pero lo que no podrás hacer es activarlas.

Como siguiente recomendación decirte que cojas alguna guía con la que seguir un directorio y evitar echar más horas de la cuenta porque serán muchas. También habla con todos los NPCs que tengan “bocadillo” para evitar también perder más tiempo de la cuenta.

El juego se compone de 3 actos. En todos los actos son los mismos monstruos, pero con mayor dificultad, normales, despiadados y malignos así que, si quieres conseguir todo el bestiario, ármate de paciencia porque te vas a “jartar” de combatir. En cada uno de los actos tendrás monstruos diferentes en función de si es de día, de noche o lluvia por lo que como te he dicho antes, prepárate un buen número de horas para poder conseguir todo el bestiario. Una facilidad que tienes en los combates es que puedes automatizarlos por lo que cuando tengas un nivel avanzado, vencerás a las bestias mientras te tomas una Coca-Cola.

El juego tiene autoguardado, pero también podrás guardar la partida en las iglesias y en los campamentos. Tiene una cosa buena y es que podrás tele transportarte entre los diferentes campamentos eso sí, tendrás que pasar la noche para poder activarlo y que así pueda usarse como tele transporte.

Debe ser qué ser el héroe no es suficiente y te han visto cara de herrero por lo que tendrás la opción de forjar tus armas en el campamento. Tengo que decirte que es buen truco para conseguir muy buenas armas y a precios económicos ya que pagarás por los materiales que no tengas, sobre todo al principio porque según vas avanzando la historia, hay materiales que no puedes comprar y tendrás que buscarte la vida.

54 logros son los que tendrás en Xbox, pero te advierto que, si quieres conseguirlos todos, tendrás que sumarle de 10 a 20 horas.

Es una aventura espectacular y necesitarás de muchas horas. El juego lo terminé habiendo tardado unas 95 horas y he conseguido llegar hasta las 110 horas para quedarme todavía 2 logros por lo que tendrás que tener paciencia si quieres el 100%. Es un juego para disfrutar, y si te gusta el combate por turnos, preparar tu estrategia y a “darle leña al mono”. Juega sin prisa pero sin pausa porque si no puedes llegar a cansarte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: